Uso datos abiertos mujeres y poder

El poder real de las mujeres en los pueblos y ciudades de Cataluña
La mancha de Lea

Mercè Marzo – 27 de mayo de 2021

Entre 2007 y 2,019 viví la política local como concejala en Alella. Aquel año entraba en vigor la Ley de Igualdad que obliga a hacer listas cremallera. La agrupación de electores que encabecé, tenía más mujeres que hombres, entonces, al igual que los dos mandatos posteriores (2011 y 2015). Desde que tenemos «Igualdad», 3 y 4 candidaturas han sido encabezadas por mujeres en el pequeño pueblo del Maresme, pero la foto con el bastón de mando se lo ha hecho siempre un hombre, como ha ocurrido en más de 56% de los pueblos y ciudades de Cataluña desde 1979.

Los gobiernos locales han dotado de concejalías de «feminismos», «equidad», «mujeres», … que han impulsado celebraciones 8M y 25N, y triunfan subvenciones a las asociaciones de féminas, pero entre sus filas, han velado muy poco para esta igualdad. La CUP y los partidos de izquierda del Bajo Llobregat, son los únicos casos que destacan en positivo. Por ello, es del todo necesario evaluar cuál es, no sólo la presencia de las mujeres en la política local, sino el poder que realmente tenemos si nos creemos las virtudes de la paridad y las singularidades que las mujeres aportamos a la política y al servicio público.

Hecha la ley, hecha la trampa: ¿Cómo es posible que las listas electorales guarden una proporción del 40-60% entre los dos sexos y, por el contrario, las alcaldesas sólo representen el 22%? Cuántas se han vuelto a casa viendo que no serían ellas las que conformarían el plenario de su consistorio, sino el «compañero» que les iba por detrás? Las prisas de posesión de los nuevos consistorios son un baño de realidad: las listas cremallera se diluyen como una mancha en lea.

Volviendo a mi cotidianidad como concejala, de los 15 participantes (electos locales) a la última I
V ena edición del Máster en Gobierno Local (Cátedra Prat de la Riba-UAB), 12 fuimos mujeres; 3 hombres. A nosotros, siempre nos cuesta todo algo más …. Diez años al Plenario viviendo la constatación del menosprecio habitual de los hombres hacia las mujeres (hasta el punto de que la concejala de Equidad consideró necesario contratar una consultoría externa para «reconducir» las relaciones interpersonales dentro del consistorio … Doce años comprobando que las concejalías más «guays» y más dotadas de presupuesto, siempre las llevan los hombres, mientras que las señoras les queda: Educación, Cultura, Salud y Servicios «Sociales». Será que no estamos suficientemente formadas?. Antes de que se escape la risa, apuntaré algunas conclusiones del trabajo de investigación que he realizado, con el título: «El acceso de las mujeres a la política local. La incidencia del proceso «:

  • Sólo un 23,13% de los municipios de Cataluña tienen alcaldesa: el poder municipal continúa copado por los hombres, después de 12 años con la Ley de Igualdad vigente.
  • La brecha de género económica y política es del 25%: en torno al 21% del rendimiento de lasactividades económicas y el 25% en rendimientos del trabajo (25%). Si tenemos en cuenta los ayuntamientos gobernados por hombres y los que lo están por mujeres, la brecha de «poder político local «es muy similar a la económica.
  • El Proceso no mejora las desigualdades en política En Cataluña, el Proceso no tiene una incidencia negativa en cuanto a la participación de las mujeres en la política local, comparando los datos de los mandatos 2011, 2015 y 2019 con las de España; tampoco la tiene en positivo.
  • JuntsxCat suspende en igualdad; la CUP gana y el Baix Llobregat es la comarca que más mujeres presenta en listas Los partidos son más igualitarios contra más a la izquierda se encuentran:
    • La CUP en Cataluña es el único partido que ha presentado más mujeres que hombres en listas municipales. JuntxCat lo menos.
    • ERC es el partido que cuenta con más alcaldesas mujeres.
    • ECG-Podemos en el Baix Llobregat es el partido que más candidaturas encabezadas por mujeres ha presentado.

Las «listas cremallera» son, por tanto, un formalismo inválido para asegurar la paridad. La presencia femenina en el poder político es una asignatura pendiente y, además, muy poco conocida. La participación activa de las mujeres en la política local es un tema olvidado por la investigación y silenciado por los partidos políticos. Hay pocos datos en clave de género y los datos abiertos aún son más escasas. En cuanto al Parlamento de Cataluña, la situación es diferente, aunque el conocimiento y los datos también son reducidas. Disponer, abrirlas y ponerlas a disposición generando conocimiento, es imprescindible.

Es por ello, que me animó a presentarle estas conclusiones a Lourdes Muñoz, por su conocimiento en datos abiertos, sus recientes visualizaciones sobre violencia de género y su experiencia como diputada. El equipo de Barcelona Open Data se entusiasmó con la idea y el septiembre comenzamos la producción del primer aplicativo interactivo con relato basado en datos abiertas, para generar conocimiento y facilitar la divulgación entre las mujeres con vocación pública, los partidos políticos y las instituciones, sobre las cuotas reales de poder, encargado por el Instituto Catalán de las Mujeres.

La gran novedad que aporta «Mujeres y Poder Local – Participación y poder de las mujeres en Cataluña» es la capacidad de visualizar el poder real, tanto en términos de representatividad como de poder económico, gracias al cruce de varios fecha sets que nunca se habían relacionado. por primera vez disponemos de datos sobre el poder económico real; ya que estamos cruzando cargos con presupuesto gestionado. Así cuantificamos la diferencia entre mujeres y hombres, y confirmamos la hipótesis de que «Las mujeres políticas están a cargo de las concejalías con menos poder y presupuesto». He aquí algunas de las conclusiones:

  • Decíamos que en 40 años de democracia, todavía existe el 56% de los municipios catalanes que nunca han sido gobernados por una mujer. Es especialmente ilustrativo el gráfico interactivo de la evolución de las Alcaldías y Concejalías por sexo y en relación con el tamaño de la población en la que se encuentran.
  • La más notoria de las discriminaciones laborales en un espacio de trabajo es aquella referente a la segregación vertical. Esto se vincula con el techo de cristal, entendido como la barrera invisible que representa las limitaciones con que se encuentran las mujeres para ascender en su carrera profesional hasta los cargos de más responsabilidad. Esta es la presencia y cargos de las mujeres en las instituciones supramunicipales.
  • El 72% de las concejalías de servicios sociales están ocupadas por mujeres; 65% ocupan las de Educación; 64% de las de Bienestar Comunitario; 63% de Salud,… pero Infraestructuras, área que concentra el mayor presupuesto inversor, sólo entre un 15% y un 33% están ocupadas por mujeres.
  • Entre los municipios de 50.000 y de 100.000 habitantes es donde encontramos más diferencias en la gestión del presupuesto. El estudio permite visualizar el presupuesto medio gestionado por hombres y por mujeres, con y sin Barcelona, dado la gran diferencia de volumen de número de habitantes / presupuesto.
  • Les dones queden “amortitzades” molt abans que els homes. La “permanència” és d’un o dos mandats, mentre que els homes s’hi estan més de tres mandats consecutius. El 64% estan només un mandat; 2 mandats, el 22%, en la resta dels casos, és a dir, més de tres mandants, sempre“guanyen”els homes.

Pero insisto, lo mejor de todo, es que son datos abiertos, y por tanto, te permitirán otros
cruces y explotaciones por sufrido político, veguerías, cargos, niveles de administración…

Por último, tal y como alerta la ONU en su informe del 9 de abril de 2020, The Impact of Covidien-19 donde Women, la pandemia está frenando el desarrollo de las políticas a favor de la igualdad, y puede incidir negativamente en el acceso de las mujeres al poder local. En Cataluña, esto puede agravar la actual situación: o directamente no encabezan las listas, o simplemente ocupan las posiciones de obligado cumplimiento de cara a la aprobación de las candidaturas por parte de las Juntas Electorales para después ceder el escaño al compañero que va detrás.

En el acto de investidura, el 132è Presidente Pere Aragonés se hace refirió en varias ocasiones a la Cataluña feminista que quiere construir. El feminismo como eje está perfectamente integrado en el relato de los gobiernos de ICV en su momento, ahora de Podemos, Barcelona en Común, CUP, Piratas de Cataluña …. Como Ada Colau al grupo municipal, Aragonés ha elegido un ejecutivo con más mujeres que hombres, pero son las alcaldesas, no sólo de Barcelona, ​​sino de L’Hospitalet, Santa Coloma de Gramenet, Sant Cugat, Girona, Sabadell, … las que están llamadas a inspirar las niñas y las jóvenes que en el futuro deben gobernar los 500 municipios catalanes que nunca han tenido una alcaldesa. Hay una acción estratégica para doblar la curva del tímido acceso de las mujeres al poder local y acortar el techo de cristal, a ser posible, compañeros y compañeras políticas, antes de las elecciones de 2023.